martes, 28 de enero de 2014

ESPERANDO QUE PASEN LOS VIRUS

                                                                                        


Este mes de Enero nos ha dejado a más de uno fuera de combate, analgésicos, vahos de eucaliptus, tisanas, pañuelos de usar y tirar,  etc. han estado y aún estan sobre la mesita de noche, es la época en que se cuenta cada día que pasa y deseas encontrar el momento propicio para podernos acercar a nuestro Mar, el solo hecho de darse un paseo por su orilla es como un bálsamo que disipa los malos momentos que hemos tenido que pasar encerrados entre cuatro paredes durante estos meses invernales.
De todas maneras hay que buscar el lado positivo, al reducirse la actividad al aire libre, nos dá la opción de empezar a pensar en cambiar algunas cosas que el pasado año habían quedado pendientes, como por ejemplo, algunas modificaciones en nuestro material, posibles salidas de fin de semana con nuevos compañeros, material de acampada, participación en las próximas Jornadas en el mes de Octubre, adaptar el kayak a la pesca y fotografía, montar una vela auxiliar, aprovechar los talleres de palas groenlandesas para descubrir nuevas sensaciones, practicar y mejorar las técnicas de rescate y esquimotaje, y muchas cosas mas que se puedan adaptar a nuestro sistema de navegación.

                                                 Aunque con retraso un Feliz 2014

                                                       
                                                          ¡¡ aaaaaachis !!    (perdón)
                                             

2 comentarios:

ARK dijo...

Receta infalible: 200 cm3 de leche tibia, más dos o tres medidas de whisky (en lo posible malo), más dos cucharadas de miel, todo junto antes de dormir y a taparse bien. La cama va a quedar hecha sopa, pero no te quedarán ni rastros de la gripe.
Saludos
Andrés

Menk dijo...

Gracias Andrés, el problema que tengo es que no bebo licores, no obstante tomo nota en el caso que vuelva a enfriarme tendré que probarlo.
Un abrazo
Waldo